Puertas Blindadas

La puerta de casa es la vía esencial de acceso a nuestro hogar, la principal barrera que los ladrones tienen que forzar para entrar en una vivienda. La mayoría de robos se producen con los delincuentes entrando por la puerta de la calle, por eso es tan importante dedicar tiempo y dinero a tener una buena puerta que nos proteja y nos dé seguridad. La puerta principal es la mayor inversión en seguridad que se hace en las viviendas, ya que todo el mundo tiene claro que este es el elemento más importante para asegurar bien una vivienda. Pero no todos lo hacemos bien, y muchas puertas blindadas y acorazadas a la venta en el mercado no son de calidad. Por eso hay que prestarle una buena atención, e informarse adecuadamente, de esa manera podremos contar con una puerta que cumpla con garantía su papel: protegernos a nosotros y nuestro hogar.

¿Qué es una puerta de seguridad?

Todos tenemos claro que una puerta blindada o de seguridad es una puerta para vivienda, especialmente fabricada con materiales de refuerzo, y con cerraduras de alta calidad: multipunto, con barras, resistentes a técnicas de robo y ataque, antibumping. Pero una vez hay más, mucho más. Una puerta de este tipo es una inversión muy importante para cualquier familia, y hay que saber escoger bien para no tirar el dinero y conseguir una protección realmente efectiva.

Porque dentro de las puertas de seguridad hay muchos modelos, diferentes características y calidades. Y muchas tiendas y marcas de fabricantes. Y lógicamente todos ellos defienden sus productos. Pero no hay que dejarse convencer sin antes tener una buena información, y a eso es a lo que queremos invitarle en este artículo. Veremos en primer lugar las diferencias entre puertas blindadas, acorazadas y de seguridad, y las normas de calidad que tienen que cumplir para realmente ser efectivas ante los ladrones.

Puertas Blindadas, Acorazadas y de Seguridad

Aunque todos conocemos a este tipo de puertas como puertas blindadas, no es lo mismo una puerta blindada que una acorazada. Dependiendo de su calidad y características, tenemos tres grandes grupos de puertas. De menor protección y calidad a mayor, son:

Puerta blindada

Está fabricada con estructura de madera, con una o dos chapas de acero en la su interior. Es el tipo de puerta más básico, y ofrece una resistencia baja ante un ladrón experto. Su precio está entre 800€ y 1.500€.

Puerta acorazada

Puerta fabricada íntegramente en acero. Forrada con placas de madera por estética. Tiene bombillo y escudo de cerradura de alta calidad. Ofrece una resistencia más alta a un ataque. Entre 1.500€ – 2500€.

Puerta de seguridad

Estructura fabricada íntegramente en acero, con marco también en acero. Cerradura anti-bumping, anti-taladros y anti-torsión. Entre 2500€ -5.000€.

Dentro de cada grupo hay diferentes calidades, diferentes modelos. No todas las puertas que se venden como blindadas lo son, existe mucha oferta encubierta y publicidad engañosa hacia los consumidores respecto a qué es realmente bueno y resistente. Para distinguir las buenas puertas de las malas, se han creado las clases y certificaciones de calidad. 

Clases y Certificaciones de Puertas de Seguridad

Los fabricantes de puertas blindadas tienen que seguir unas normas de calidad muy estrictas, si realmente quieren llevar el sello y certificados de calidad en sus productos, que en España tienen como referencia la norma UNE 85160/2013. Esta normativa es muy estricta, y clasifica las puertas según su fabricación, materiales, características, y resistencia a los ataques. Sin entrar en detalles técnicos, gracias a esta normativa todas las puertas se clasifican de acuerdo a su resistencia ante ataques por diversas clases de herramientas, el tipo de cerradura, etc. Así, tenemos 5 tipos de clases de menor a mayor calidad. Clase 1, Clase 2, Clase 3, Clase 4 y Clase 5. Las puertas blindadas serían clase 1-2, las acorazadas clase 2-3, y las puertas de seguridad, clases 3-4-5. Además de la Clase, existen otras letras y números, que se refieren a otros aspectos y características de la puerta: A, B, C, Grado 0 y 1, etc.          

Por ejemplo, una puerta de seguridad certificada con la mayor protección posible sería una puerta 5C1C1B. Otra puerta podría ser 4B0B1A, y así sucesivamente. Y a la hora de comprar, hay que dejarse aconsejar por una buena tienda y unos buenos profesionales, que nos explicarán las certificaciones de calidad de cada puerta. Pero asegúrese que la puerta cumple esta normativa UNE, o no tendremos garantía de su calidad verdadera.

Más información sobre las normas de calidad: http://www.eurosegur.com/w/119/une-85160

¿Son efectivas las puertas blindadas?

Las puertas blindadas y acorazadas sí son efectivas, por supuesto. Es mejor tener una puerta blindada que no tenerla. Cualquier obstáculo a un ladrón siempre es recomendable.

Pero como todas las medidas de seguridad en una vivienda, su efectividad depende de los ladrones, de su experiencia y el tiempo y esfuerzo que tengan en ese robo. Y aquí la calidad de las puertas blindadas influye mucho en el resultado. Una puerta normalita opone una resistencia de minutos ante un ladrón experimentado, mientras que una buena puerta acorazada y certificada solo cederá a los ataques después de mucho tiempo y esfuerzo, dando tiempo a que nosotros, o los vecinos o la propia policía los descubra. Tiempo, ruido y esfuerzo. Ya hemos visto que esos 3 elementos son clave para todos los ladrones. Si se encuentran en un robo con una puerta de seguridad de buena calidad seguramente necesitarán muchas herramientas y mucho esfuerzo para abrirla, y eso provocará mucho ruido y les llevará mucho tiempo. Y ante eso, es muy probable que renuncien y busquen otra vivienda con una puerta más sencillita.

Al igual que con las cerraduras, aquí la calidad es lo que manda. Y la calidad tiene un precio. No es lo mismo una puerta blindada que solo lleva una chapa de metal, que una puerta de seguridad de clase 4C, con estructura de acero y cerradura con bloque de manganeso resistente a taladros. Ninguna puerta es invulnerable, por muy buena y cara que sea. Pero la diferencia entre tardar 5 minutos o tardar 50 minutos en forzarla puede suponer la diferencia entre que entren los ladrones o no. Y para saber más vamos a ver las diferentes técnicas para forzar puertas que los ladrones emplean cada día en sus robos y asaltos.

Como forzar una puerta blindada: técnicas de robo

Los ladrones pueden forzar una puerta blindada de dos formas diferentes: o atacando la cerradura o atacando la estructura de la puerta. Atacar la cerradura es lo más directo, ya que abierta la cerradura, abierta la puerta. Ya hemos visto las diferentes técnicas y métodos que usan los ladrones para abrir cerraduras. Aperturas “limpias” como ganzúas, extractor de bombillos o bumping y aperturas “a lo bestia” como barras metálicas, mazos, taladros o radiales.

En el caso de que la cerradura sea buena y los ladrones no la puedan abrir con las herramientas que llevan, pueden decidir atacar la propia puerta, su estructura. Técnicas a lo bruto, porque destrozan la puerta o el marco que las sostiene. Por eso veremos luego lo importante de que la puerta blindada nos la instale un buen experto. Las desventajas de estos métodos es que suelen hacer mucho ruido, por lo que solo suelen usarlos en pisos aislados, chalets o casas de campo.

Con una palanca: La pata de cabra o palanqueta

Esta vieja herramienta tan útil para muchas cosas es la preferida por los chorizos asaltapisos cuando se trata de forzar una puerta. La usan para quitar las tablas que protegen marcos, y sobre todo, para meterla entre puerta y marco y empujar y empujar hasta separar la puerta y su cerradura del propio marco, ya que la parte más débil de una puerta es el lado de la cerradura, el lado de las bisagras suele estar más reforzado.

Y además la pata de cabra una herramienta muy común y muy fácil de esconder, como muestra el siguiente vídeo de Grupo García, que nos dejará sorprendidos por la facilidad con la que una mala puerta blindada puede forzarse con esta técnica. La solución para evitar esta técnica es una puerta acorazada o de seguridad superior a la clase 3 y grado B, y que esté bien instalada con un buen marco, por un instalador experto.

https://youtu.be/BW79L7RGHjQ?t=25

A golpes con el Mazo

Otra herramienta barata y fácil de esconder muy querida por los delincuentes en sus asaltos a domicilios o comercios es el mazo. Mazo grande de varios kilos, o macetas más pequeñas, su objetivo es el mismo. Derribar la puerta a golpes cuando no hay miedo a hacer mucho ruido es uno de los métodos preferidos por los chorizos, sobre todo por los menos hábiles o técnicos. En un piso rodeado de vecinos es poco utilizada, pero muy común en asaltos a chalets o casas de campo. Por eso en estas viviendas hay que elevar el nivel de calidad de las puertas instaladas, con puertas de seguridad bien ancladas al marco que resistan mucho tiempo estos ataques de fuerza “bruta”.

En este vídeo de la empresa Roconsa se muestra una “colección” de diferentes métodos de ladrones para abrir puertas blindadas y acorazadas, usando ataques con fuerza bruta.

La Radial y el Soplete

cuando los ladrones asaltan casas aisladas, en las que pueden hacer todo el ruido que haga falta, y tomarse todo el tiempo que necesitan, no hay límite en cuanto a herramientas a utilizar. Y si la puerta es realmente buena y difícil de abrir, y el botín que esperan encontrar muy valioso, no dudan en echar mano de herramientas muy grandes y aparatosas, como las radiales o amoladoras o incluso sopletes. Técnicas que se usan sobre todo en asaltos a negocios, joyerías, combinadas con la técnica del butrón o agujero en paredes. Y contra las que hay poco que hacer, ya que suponen el destrozo total de elementos de las viviendas como muros, techos y paredes.

¿Qué puerta de seguridad escoger?

Pues depende de dos cosas: del nivel de seguridad y protección que deseamos, y por supuesto de nuestro presupuesto. Si realmente queremos el máximo nivel de protección, hablamos de alrededor de 3500-4000€ en la instalación de una puerta de seguridad de clase 5. A partir de ahí, tenemos las calidades y niveles de los que hablábamos anteriormente. Si no disponemos de un presupuesto tan alto, la otra opción es comprar una puerta más sencilla, e invertir en unas buenas cerraduras de seguridad, que son mucho más baratas que una puerta completa. Alarmas, detectores, etc.

Lo importante es: no dejarse convencer o engañar por parte de vendedores que prometen “oro” a precios low cost con puertas acorazadas a precios que realmente no garantizan una buena calidad. “low cost” y similares. Por menos de 2000-2500€ es difícil comprar una puerta que realmente nos protega realmente ante ladrones expertos.

Y a la hora de comprar, lo mejor es acudir a establecimientos especializados en seguridad y puertas de seguridad, no a comercios de bricolage o ferreterías, que no son especialistas en este tema. En robosencasa.com iremos analizando diferentes modelos de puertas blindadas, acorazadas y de seguridad, así como de comercios de calidad.

Aquí tenemos un vídeo de la empresa Roconsa explicando los diferentes grados y clases de protección de puertas blindadas: